3. La ruta Oeste

Hermigua - Agulo - Vallehermoso - Garajonay - San Sebastián - Hermigua

Los miradores

Excursiones en barco

Rincones ocultos

Ver en Google Maps

Hermigua es un rico valle agrícola con varios núcleos de casas a lo largo de su cuenca. No te pierdas su Valle Alto, con el Parque Etnográfico y El Convento.

El Convento - Iglesia de Santo Domingo (1515-1520)

El centro espiritual del barrio del mismo nombre, sólo queda en poder de la iglesia el templo, ya que el resto del convento se vendió y convirtió en viviendas. La zona merece una visita por sus calles.

El Pescante

Actualmente convertido en piscina natural, queda como vestigio de su función las columnas de piedra impresionantes. Si nos tienta, un baño bajo sus columnas es una experiencia imperdible.

El Parque Etnográfico de La Gomera

Un punto de visita imprescindible en este valle. Una visión profunda de la cultura tradicional y los paisajes tallados por el hombre en la historia de la isla.

Dónde comer

En el mismo Parque Etnográfico ofrecen zumos, snacks, platos, ensaladas y hamburguesas ideales para recargar las pilas. ¡Continuamos!

Agulo, fundado en 1607, se conoce como El Bombón de La Gomera. Impresiona su ubicación entre farallones y como un balcón sobre el mar.

Ruta Urbana

Caminar por Agulo es muy sencillo con la ruta urbana con paneles para descubrir sus tesoros ocultos.

El Centro de Visitantes

Entre Agulo y el Mirador de Abrante, pasamos junto al Centro de Visitantes del Parque Nacional de Garajonay. Te muestran las peculiaridades de la Laurisilva y el Parque Nacional.

Mirador de Abrante

Pasando Agulo y de camino hacia Vallehermoso hacemos un desvío en la ruta principal para descubrir el Mirador de Abrante. Imprescindible, una foto en su pasarela de cristal.

Dónde comer:

En plena ruta de Agulo, la Tasca Las Cruces ofrece tapas y raciones con ingredientes de muy buena calidad.

Vallehermoso fue un floreciente núcleo de cultura a principios del siglo XX. Ahora queda un pueblo tranquilo rodeado de montañas y a la sombra del Roque Cano, el más grande de la isla.

La plaza

Concentrado en torno a su plaza, podemos recorrer sus calles para descubrir la iglesia y edificios tradicionales.

Macayo

La visita a Vallehermoso continúa de camino hacia Garajonay, por el barranco de Macayo salpicado de casas y palmeras.

Dónde comer

Tasca El Carraca o Bodegón Agana, no sabríamos cuál recomendamos más. ¡Rico, rico!

En el último tramo hasta Valle Gran Rey pasamos por Arure. Tradicionalmente un señorío, la estructura social existente favoreció la creación de una clase dominante que explotaba a una población muy empobrecida. El primer asentamiento de Arure fue de hecho aborigen, en la Asomada de las Cuevas.

Mirador del Santo

Probablemente las vistas más inesperadas e imprescindibles de La Gomera.

Dónde comer:

Casa Conchita es uno de los clásicos en la isla. Buenos precios y menús.

Valle Gran Rey fue cuna del cantón de Orone, el más poblado e importante de La Gomera. Por eso, Valle Gran Rey hace referencia al «rey» más importante de la isla. Un núcleo eminentemente turístico, es además punto de partida de las excursiones marítimas para avistamiento responsable de cetáceos.

Playa del Inglés

Tradicionalmente una playa solitaria y nudista, ha ganado bastante popularidad entre los visitantes.

Puerto de Vueltas

El puerto pesquero de Valle Gran Rey, es además el punto de partida para las rutas de Avistamiento de Cetáceos. ¡Reserva desde nuestra recepción!

Charco del Conde y La Condesa

Entre la zona de La Calera y Vueltas se encuentran los charcos donde se bañaban los Condes de La Gomera.

Dónde comer:

El restaurante Abisinia se encuentra en una estrecha calle peatonal. Su terraza rezuma encanto, y su cocina ofrece buenos platos a buen precio.

Regresamos por un atajo poco frecuentado y conocido por el visitante. Conecta la zona de La Laguna Grande con el Centro de Visitantes del Parque Nacional de Garajonay. Recomendamos utilizarlo a la vuelta para evitar encontrarse con otros vehículos. La carretera es estrecha y puede hacer complicado el paso. Pero bien merece la pena.